31 agosto 2021 Valerie Adolff

Mi auto-cuidado a la vuelta de las vacaciones

para no entrar en dinámicas nocivas

Las vacaciones han sido estupendas, relajantes, excitantes, pero también intensas. Acabo de llegar y no quiero entrar en dinámicas nocivas.
Me pregunto: ¿De qué manera cuidarme a la vuelta al día a día?
Te comparto los pasos que me sirven para mantener la memoria agradable de las últimas semanas, el cuerpo relajado, la mente despreocupada, sin entrar en un torbellino de listas de cosas que hacer, contestar las cantidades de mails, leer todas las noticias intentando hacer todo de golpe.

  • Establecer una intención cada día
    tan pronto que te levantas, hayas preparado una bebida caliente, te sientes y en el estado de tu cerebro todavía en las nubes, escribes en una libreta lo que quieres del día:
    ¿Cuál es tu intención? ¿En qué quieres poner tu atención? ¿Qué es importante de lograr, hacer, conseguir, acabar hoy? Lo describes con frases, lo dibujas, cualquier pensamiento que te venga a la cabeza. Lo limito a 3 hojas de una cara de mi libreta.
  • Prácticas de auto-cuidado como el ejercicio diario
    Me funciona muy bien hacer estiramientos por la mañana, aprox. 20 min. Después a la tarde ejercicios de cardio para estimular mi circulación. En este caso puede ser dentro de un espacio o afuera, preferiblemente en la naturaleza porque expande mi mirada y me permite respirar aire fresco.
  • Recuperando buenos hábitos de comida
    Viajar al extranjero y comer cosas del país es muy tentador. Entonces cambio mis hábitos de comer y beber. Es tan rico, pero altera mi digestión, mi descanso y mi nivel de energía.
    Así que ahora he vuelto a comer menos cantidades, más verduras y frutas y a mi manera de cocinarlo. ¡Así voy cuidando mi microbiota!
  • Quedar con mis amigos
    A la vuelta de vacaciones me hace ilusión volver a ver a mis amigos. Tenemos mucho que explicarnos, compartiendo las aventuras de las vacaciones y lo nuevo aprendido. Cada conversación es excitante y me genera en el cuerpo un bienestar tanto por recordar lo bien que me lo he pasado como la curiosidad y la alegría de sus experiencias. ¡Según los neuro-científicos, conversaciones con amigos genera más conexiones neuronales en el cerebro que haciendo diariamente crucigramas!
  • Agradecimiento diario
    Es una práctica que uso muy a menudo, no solo cuando vuelvo de vacaciones. Lo hago muchas veces escribiendo en mi libreta al final del día. Y es mágico porque libera hormonas de felicidad en el cerebro, relajar el sistema nervioso y equilibra el sistema inmunitario.
    “Agradezco mi cuerpo por llevarme todos los días y me permite realizar mis intenciones. Agradezco agua limpia que sale de la pica, un hogar, unas comodidades para vivir y compartir con mi familia. Agradezco una ciudad segura con una organización que se ocupa de muchas cosas que sola no podría hacer. Agradezco personas que caminan juntos a mi luchando para que este mundo sea un mejor mundo para todos. Agradezco las personas que están en mi vida. ¡Cada persona me está ayudando a ser mejor persona!”

Y si te interesa conocer una meditación acerca de la magia del agradecimiento, te invito a escuchar una de mis propuestas aquí:
https://www.spreaker.com/user/14425347/la-magia-del-agradecimiento

Y tú, ¿Qué cosas te sirven a ti a la vuelta de vacaciones? Cuéntamelo aquí en el apartado de comentarios o si prefieres, me lo mandas a contact@valerieadolff.com.
¡Tengo curiosidad de conocer más cosas!